Ari Vatanen

Segunda entrega de una serie que hemos dado en llamar Death Wish. Sí, como en las pelis de Bronson (aquí se conocieron como Justicia Callejera). En la primera, pusimos el video de Lelouch conduciendo a toda pastilla por el centro de París.

Ahora le toca el turno a un auténtico mito del automovilismo ochentero (unque a estas alturas parece que reunir mito y ochentero en una única frase sea redundante, ya que con tanto revival todo lo de esa época lo es: Ari Vatanen. Y si por algo ha pasado a la historia este finlandés, es por este video promocional de Peugot con su subida al Pikes Peak. El video está lleno de momentos a recordar, como en el minuto 3:26, conduciendo a toda velocidad al borde de un barranco agarrando con una mano el volante y con la otra haciendo visera para poder ver algo, o unas cuantas curvas en las que pasa a centímetros del borde y está a punto de volver de nuevo hasta abajo mucho más rápido de lo que sube…

Pikes Peak es una especie de prueba de prestigio entre las marcas más famosas de coches. En los videos relacionados se pueden ver un montón de videos de autobombo hechos por los campeones de cada año.

Rendez-Vous à Paris

De vez en cuando me gusta jugar un ratito al Burnout Paradise ¹. Coger un coche y sentir la increíble sensación de velocidad conseguida en el juego, poner al límite mis reflejos esquivando el tráfico, conduciendo a velocidades de vértigo. Mientras recorres las calles de Paradise City, Bandit, el locutor de Crash FM, la radio del juego, va contándote anécdotas de la ciudad virtual en el que se desarrolla el juego, o curiosidades del mundo real. El otro día hizo un comentario sobre un corto que me tuvo bastante fascinado durante una temporada: C’etait un rendez-vous, de Claude Lelouch.

Lo único que se nos dice en el video es que se ha realizado sin ningún truco: una cámara montada sobre un Mercedes 450 (aunque en algunos sitios se dice que está rodado con el Ferrari 275GTB de Lelouch. En otros se dice que se rodó con el Mercedes, y el sonido es el del Ferrari para conseguir mayor efecto de velocidad), en una única toma, Lelouch mismo conduciendo el coche. Puro cinéma-vérité (este blog es entretenimiento, ¡pero también es didáctico!). En apenas nueve minutos, recorremos a toda velocidad algunas de las zonas más emblemáticas de París, desafiando cualquier norma de tráfico (¡puro Burnout, también!). Un corto que le encantará a todos aquellos que hayan visitado París, sin duda, una ciudad mágica, un amor a primera vista para el turista. Podrás volver a recorrer los Campos Elíseos, el Louvre, Montmartre, de una forma completamente nueva.


[1] En el artículo de la Wikipedia sobre el juego, dicen “with few loading times“, cosa que es totalmente falsa. El juego es increíble, pero en ocasiones llega a frustrar la cantidad de tiempo perdida con tiempos de carga: al mostrar el mapa, al ir al menú, cada vez que tienes un accidente, al empezar o acabar una carrera… Sin lugar a dudas, lo peor de este juego son esos larguísimos (e innecesarios) tiempos muertos que aparecen cada dos por tres.

Malas noticias

David Eddings

David Eddings

Hoy ha sido un día de malas noticias. Por la mañana, la de la muerte de David Eddings, un famoso escritor de literatura fantástica. Entre sus obras están sagas como Las crónicas de Belgarath, Las crónicas de Mallorea o las trilogía de Elenium. Nunca estuvo entre los autores muy populares, pero es recordado con especial cariño por aquellos que han leído alguno de sus libros, con esos personajes tan carismáticos y el humor que había en sus páginas.

Y por si esto no fuera poco, esta tarde nos llegaba la noticia de la muerte de David Carradine.

David Carradine

David Carradine

Los más mayores lo recordarán de la serie Kung-Fu, los jóvenes lo recordaremos siempre como el Bill que tenía que morir en Kill Bill. Es curioso que un hombre que haya participado en tantas películas (como en La carrera de la muerte del año 2000, que el año pasado vió estrenada su actualizacion llamada Death Race) sea recordado por dos papeles. En cualquier caso, siempre nos quedarán las novelas de Eddings y las películas de Carradine para poder recordarlos.

El lavabo y los pies

Anoche, procrastinando con Google Reader, me encontre en los feeds esto. Yo tengo tendencia a darle a la j muy rapido, y vi las fotos de refilón, pero vi algo familiar y subi un par de posts arriba (kk) y lo miré con más detenimiento. Y resulta que a la chica de la foto la conozco virtualmente.

La historia no tiene mucho misterio, pero puede ser graciosa. Mi padre (que es taxista), en aquellos oscuros tiempos en los que yo no tenía novia, cuando veía alguna chica guapa y maja le pedía su e-mail para poder conocerla (suena muy desesperado, pero juro que la idea no fue mía). Al final solo obtuve un par de e-mails (los 2 de Hotmail) y procedí a agregarlas al Messenger. Ni que decir tiene que lo más que llegué a hablar con ellas fue un “hola, hola, que majo es tu padre jijiji, ah vale, adios”. Bueno pues una de esas dos chicas era una golfilla de Alcorcón, gogó en Fabrik light en sus ratos libres, con fotos en su espacio de msn un tanto censurables.

Y ahora me encuentro esto, el antimorbo, una chica (a la que yo sólo había visto en fotos ligerita de ropa con posturas provocativas) lavandose los pies en el lavabo. ¿Casualidades de la vida?

Síguenos en twitter…

No sólo vamos a expresarnos en wordpress. Este blog se apunta a la nueva moda: el microblogging, así que ya tenemos disponible nuestra cuenta en twitter. Desde allí se podrá consultar la realidad paralela en la que viven los colaboradores de este blog.

De momento, al igual que el blog principal, está en construcción. Aunque mejor que este término tan 1.0, deberíamos llamarlo de otra manera. Podríamos decir que está en un constante proceso de evolución y mejora. A medida que nuestro (escaso) tiempo libre nos lo vaya permitiendo, el contenido de ambos se irá enriqueciendo.

De todo menos estudiar

Sí, amigos, es lo que tienen las épocas de exámenes. Que uno (al menos aquí un servidor) se dedica a cualquier cosa menos a estudiar. Y es que tengo muy poca fuerza de voluntad. Ayer hasta limpié el polvo y ordené el cuarto para ganar tiempo. Hoy a estas horas debería estar en la biblioteca, pero así es la procrastinación, ahora estoy en casa, y sé que con el PC aquí al lado voy a estudiar menos que una panda de monos en celo; seamos sinceros, tampoco iba a aprobar.

Asi es mi vida
Así es mi vida

Entre las gloriosas cosas que he hecho estos últimos cuatro o cinco días de no-estudio ha sido retomar el Póquer (no os perdáis si podéis este torneo; yo tengo examen mañana y además en PokerStars no tengo pasta). He conseguido buenos resultados estos días, aunque no juego todo lo que me gustaría, reiniciar a Windows te quita 10 años de vida, ya sabéis.

También he aprovechado para poner a bajar algunas cosas de esas que siempre dices “A ver si cuando llegue a casa me acuerdo y…” y nunca te acuerdas. Así, para el que tenga interés, me he acordado de Hellboy, Memento, El Amanecer de los Muertos, Primer, The Crucible of Man (Iced Earth), Chopin Nocturnes, Helloween y Avantasia. También he sacado de la biblioteca para ver/ripear Los Siete Samurais, Dune y Los Hijos de Dune.

Además, he incrementado la pila de lecturas con Las Baladas del Ajo (Mu Yan), Confesión (Lev Tolstoi), Salamina (Negrete) y un par de revistas de historia. Supongo que durarán hasta que empiecen las clases.

En el apartado tecnológico de mi vida he estado mirando diferentes routers para mejorar mi calidad de vida (sigh), y creo que me he decidido por el Asus WL-500W, principalmente por ser compatible con openwrt/ddwrt y tener dos puertos usb con plug’n’share, lo que me permitirá compartir en red impresoras y discos duros desde el propio router. Además es draft-n por lo que si algún día me da por cambiar las tarjetas de red de casa aumentaré la velocidad de la LAN.

¡Oh! También estuve probando bastantes firewalls disponibles para GNU/Linux. Al final decidí quedarme con shorewall, que guarda un equilibrio razonable entre salud mental y flexibilidad. Antes usaba iptables a pelo, pero poco a poco estoy dejando de ser un BOFH me temo. Iba a escribir un post sobre firewalls, pero por problemas técnicos se borró todo lo que llevaba y lo dejé para mejor ocasión. Si a alguien le interesa puedo volver a intentar redactarlo.

Y lo más importante de todo, ¡me he puesto al día con los feeds! Ya no me llevan 500 lecturas de ventaja, lo cual quiere decir que he perdido mucho tiempo… Y ahora que ya he perdido más de media hora con este post, creo que lo mejor será que me ponga a estudiar. O que al menos busque otra excusa que no sea el blog, para no sentirme del todo culpable.

Think Free

We are told that we live in a free society. There is no greater test of freedom then being able to leave. In order to understand this idea better, we need to know some words and their definitions. First off, a society is a group of people joined together by mutual consent to deliberate, determine and act for a common goal. Notice how there is no mention of geographical area? Being in a certain geographical area might give you the right to join a society; however it cannot create an obligation to join. See that mutual consent part? Pay attention to it, it will become very important.

Now what is a statute? Is a statute law? The answer is yes and no. It is not the law, but it is a rule, which has the force of law, within a society. Statutes are the laws of a society. Outside of society, they have no effect at all.

I look at society as a house party, not a prison. At this party, there is food and music. We have a system set up which is supposed to determine what music is played and what food is served. This system is supposed to be democratic in nature, where the majority decides. Now if you don’t like the food, music, rules of the house, or the system designed to determine those things, you are perfectly free to leave. Maybe in the house (in society) you can’t smoke or own a gun. Does this mean you can’t do those things once you leave? Of course not! If you are no longer in the house, its rules no longer apply to you. These statutes which governments call laws, are all the laws of the society, or the house. Leave society, and these rules are no longer your laws. Those remaining behind will still have to obey them, you will not. Of course, you won’t be able to eat the food or listen to the music (collect benefits), either.

The simple fact is if this is a free society, we have the right to leave. If we do not have that right, it is neither free, nor a society. If our society was a house party, this is what we would see. At the food table, they are serving scraps and crumbs, while we hear them in the back kitchen whooping it up with their supplier friends (bankers). The music is either a Military March or a Polka. The waiters (government workers) are acting more and more like prison guards. There are mirrors everywhere, not enough seats and more than enough smoke. The door leading out of this party has been well hidden and hasn’t been opened for a long time. They might have even welded it shut. If we are to have a free society, then every once in a while, someone must leave. This will ensure that people know they are free to do so; someone must guard that door and ensure it opens easily. This will also allow those remaining in the house, to see what it’s like outside, without venturing forth themselves. If they decide its better outside, then they too are free to leave.

I intend to leave society. I am not moving physically, either. As a human being born in this country, I have the Common Law right to travel anywhere within it. I also have the right to join or not join societies as I see fit. I cannot be forced to consent. If I refuse to consent, none of the statutes everyone else calls laws will have the force of law with me.

I am leaving this party, not because I reject society, but because I wish to embrace it. I want a good one. One that is as free as can be. I reject the way in which this society deliberates, determines and acts for the common goal. I am not even sure we all have a common goal anymore. Those we elect to provide us with food and music are not doing their jobs. The servants are getting uppity and actually think they are in charge. The stole my family and did so unlawfully. The RCMP refuses to investigate them and the elected representatives are not doing their jobs. I am sick of the rules of this house, the meager portions and the blaring music. I will open this long closed door, stand on the other side and wave at you. I will do things lawfully that you cannot do, for you are still in the house.

When I am outside your society and therefore free of its rules, this does not mean there is no law. I do not claim the right to harm another human being, damage property, engage in fraud or extortion or break contracts. I will follow the Law. I just won’t give statutes created by governments the force of law. I will achieve this by constructively denying consent to be governed.

When I see that members of society once again have recourse to the Law and those we elect to ‘serve the food’ are serving more than they eat, when these statutes are less deceptive and I know that the door outside is wide open at all times instead of being so well hidden, when the servants are acting more like servants, when the portions are bigger and there is less reveling in the kitchen, when the RCMP are abiding by the law and willing to investigate government ministries, then I will consider rejoining.

When you see me traveling down the road in my automobile, exercising my Common Law right to travel, and I do not have a license, know I am not breaking the law. Please don’t moan about how we all have to follow the same rules. You are in a society, and I am not. You have consented and I have not. You have benefits that I do not. You are free to give up those benefits for more freedom, just as I will have done. Also, please do not think I am rejecting those staying behind in this society. Like a scout doing recon, I am giving up the security you enjoy, to ensure that you don’t lose your freedom. At the risk to myself, I am going outside to see what the weather is like. I am doing it for you. I will come back with a report. My actions will clear much of the smoke, and I might break a mirror or two on the way out.

Do not be angry with me for becoming aware of government deception, or for acting against it. If you insist on being angry then be angry with those who have hidden this door to freedom from you for so long. Be angry with those who tore apart a family and denied citizens recourse to the law. Be angry with the RCMP for refusing to investigate a government ministry just because it is a government ministry. Be angry with your elected representatives for refusing to address crimes within that same ministry. Be angry with them for using so much deception in their legislation. Be angry with the media for constantly referring to new statutes as laws, instead of telling you they are nothing more than the rules of society and that you are free to leave that society if you don’t like the new statute.

The freedom you will achieve by me opening this door and leaving society will cost you nothing and it will empower you over those who claim they are your government. If we are to have a free society, this door must be open at all times. There is not one person among you who can lawfully force me to consent to being governed, nor is there one among you who can lawfully apply society’s statutes to me when I am outside of society. – Robert Arthur Menard.

Namaste!

Esta y otras joyas sobre la libertad, la definición legal de Persona, la Ley y la actuación de igualdad…, podéis encontrarlas en http://www.thinkfree.ca. Estoy prácticamente de acuerdo con todo el contenido del texto, salvo por el hecho de que no puedes decidir estar fuera de la sociedad y ocupar territorios (terreno físico) propiedad de esa sociedad de la que te has excluido, ni usar sus carreteras y otros servicios. El problema real, por tanto, es que no podemos elegir no formar parte de la sociedad, pues no hay lugar físico que no le pertenezca. Como todos hemos intuido más de una vez, no somos libres.