Entre el teclado y el asiento

Hoy me he pegado dos horas con un problema técnico en el curro. La situación se resume en este guión adaptado:

– usuario: “no puedo pasar los datos de la empresa del Contasol del viejo ordenador al nuevo”

– técnico: “¿qué es el Contasol?”

– usuario: “un programa de contabilidad gratuito. En el viejo ordenador está la versión 2008. Yo me he bajado la 2009”

– técnico: “ok… a ver, aquí hay un botón de importar luego debe haber uno de exportar…”

– dios (pensando): “mira, qué imbécil, buscando la opción de exportar, kukukuku…”

– técnico: “bueno, no hay ninguno pero he encontrado este otro de copia de seguridad, vamos a hacer una”

– programa_2008: “copia de seguridad realizada con éxito”

Técnico transporta la copia de seguridad al nuevo ordenador con la versión 2009 del programa y le “da a restaurar copia de seguridad”.

– programa_2009: “base de datos vieja, si quiere actualizar pague 60 pavos como mínimo para entrar en la zona de usuarios y pillar un actualizador”

– técnico (pensando): “c*br*n*s… “

Técnico instala la versión 2008 en el nuevo ordenador para que sean compatibles

– programa_2008_nuevo: “base de datos demasiado nueva, actualízame zopenco!”

– técnico (pensando): “wtf?”

– dios: “jo, jo, jo…”

Técnico prueba lo contrario, coge una base de datos del ordenador nuevo con el programa de 2008 y se lo lleva al viejo que también tiene el programa del 2008

– programa_2008_viejo: “base de datos demasiado nueva, actualízame zopenco!”

– técnico (en voz alta): “WTF!?”

– dios (partiéndose la caja): “JO JO JO…”

– usuario: “a mi me han dicho que era copiar y pegar”

– técnico (pensando): “pues que venga ese cretino* y lo haga él”

* Ese cretino es un buen amigo mio y me consiguió el curro, pero él sabe que es un cretino al que aprecio

– técnico: “¿donde guardará esto la base de datos…?”

– programa_2008: “C:\Archivos de Programa\Contasol\Datos”

– técnico: “Ah! Bien… y por qué c*ñ* no hay nada? Es más, si ni siquiera existe la carpeta ‘Datos’! “

– técnico: “Aaaaaah, porque está en C:\Contasol\Datos, joder que estupidez”

Técnico mueve los archivos originales de datos del viejo al nuevo ordenador

– programa_2008_nuevo: “base de datos demasiado nueva, actualízame zopenco!”

– técnico: O_____________O

Técnico mueve TODA la carpeta datos que también contiene las bases de datos propias del sistema

– programa_2008_nuevo: “base de datos demasiado nueva, actualízame zopenco!”

– técnico: *_____________*

Técnico mueve, desesperado, TODA la carpeta de instalación del viejo al nuevo

– programa_2008_¿nuevo? “todo funciona de p*t* madre!”

– usuario: ¿ves cómo era copiar y pegar?

– técnico:

Ingeniero en informática
Pincha para ver mi desesperación

– dios: “JUAS, JUAS, JU…” <– técnico: “si te ries una vez más te parto los morros c*br*n!”

continuará (no os quepa la menor duda)…

maldita matrícula

Ahh… con lo bien que estaba yo viendo Metalocalypse, volviendo a pasarme el GTAIV (algunos preferimos rejugar que el online, mire usté), yendo al cine o viendo pelis y series en casa y maldiciendo a la humanidad en todo momento.

La felicidad no es eterna. Hay que matricularse y con presión, que es el último año (a priori). Es imposible encajar un horario, a pesar de tener solo una asignatura “fija”, todo lo demás son optativas y la maravillosa libre elección. Uno no sabe de qué matricularse para no sufrir un tormento innecesario. Mucha gente cree erroneamente que las asignaturas optativas son regalos que nos hacen los dioses a los estudiantes para que podamos vaguear un poco más. Nada más lejos de la realidad. Elegir una optativa “indeseable” a estas alturas de la película puede provocar más ira de la que uno puede soportar después del día de la ira (acaecido el 30 de agosto de 2008 y sobre el que probablemente escriba una entrada… o no). No me quiero imaginar lo que puede pasar si me encuentro de frente con la típica optativa sumidero de tiempo y que encima sea imposible de aprobar (Y no me lo imagino porque creo que lo viviré y entonces ya tendré tiempo de “disfrutar”). Tengo un dolor de año por delante (para variar) y que se vuelva infernal por algo llamado “optativo” me parece una muy mala forma de estropearme la vida. Si mi existencia se tuerce más me alegraría saber que yo no he sido el culpable, aunque no sé muy bien el por qué, satisfacción personal, lo gratificante de poder echarle las culpas a otro… En cualquier caso, benditos sean los protocolos de mensajería instantanea, ya que acaban de arrojar algo de luz al negro futuro que se cernía sobre mí y ahora mi mayor preocupación es que para cuando me toque matricularme (ja ja, ¿pensabais que estaba todo hecho? ¡¡todavía no ha empezado!!) no habrá plazas para nada de lo que tengo medianamente planeado y tocará improvisar, con los riesgos que ello implica.

En fin, que mi primera entrada es una pataleta, qué bién, así no engaño a nadie.