Stone Axe II

Si echáis un vistazo a la sección de música de este blog vereis que la mayoría de grupos son de ese género que podríamos llamar rock setentero. Pero si mirais con más atención veréis que no sólo hay grupos de los setenta, si no que también hay unos cuantos grupos actuales que siguen haciendo música como en aquellos años.

Stone Axe II
Stone Axe II

Stone Axe es uno de esos grupos, e incluso había hablado de su primer disco por aquí. En su debut dejaban muy claras sus influencias, con un cantante que bien podría pasar por David Coverdale, la Serpiente Blanca. En este segundo disco las influencias y referencias se multiplican, añadiendo un montón de cosas a esa base blues del primer disco, desde toques folk hasta algo de progresivo, como en la última canción del disco, “Turned to Stone”, con su órgano Hammond y su mellotron. También podemos encontrar canciones que homenajean a un grupo en concreto, como “Those Were the Golden Years”, que suena totalmente a Thin Lizzy, en el que Dru Brinkerhoff, el cantante, cambia totalmente de registro, de Coverdale a Phil Lynott, o “We Know It’s Still Rock ‘N’ Roll”, donde recuerda un montón al bueno de Bon Scott.

Stone Axe recuperan unas cuantas buenas costumbres setenteras que parecían perdidas en la música de las últimas decadas, empezando por cómo crean sus discos, como una unidad que se escucha de principio a fin, sin fisuras, en lugar de pensar en hacer canciones sueltas. Y siguiendo con los excesos instrumentales propios de gente como Jimmy Page, y es que la música de Stone Axe está hecha entre dos: Dru Brinkerhoff, que pone las voces y Tony Reed, que hace el resto. Parece increíble cómo puede tocar con igual soltura la guitarra, el bajo, la batería, un Hammond o lo que se tercie.

Si te gustan Led Zeppelin, Deep Purple, Cream, Whitesnake, Jethro Tull o cualquiera de los grupos que he mencionado más arriba, estás tardando en escuchar este disco y aunque  aún no está disponible en Spotify ni hay videos en Youtube, podeis escuchar alguna canción en su MySpace, o bien hacer una búsqueda en Google 😉

Stone Axe

Stone Axe

Stone Axe

Creo que no hace falta insistir en que me gusta el rock setentero. Por este blog han pasado ya unos cuantos grupos, tanto de esa época como otros actuales de espíritu revival. Y gracias a estos nostálgicos cualquier aficionado a está música encuentra de vez en cuando nuevos motivos de alegría. Si hace poco hablábamos de Bigelf, hoy toca hablar de un grupo que ha debutado este mismo año: Stone Axe, aunque cuenta con viejos conocidos entre sus filas.

Las influencias más habituales de los grupos más setenteros suelen ser grandes nombres, como Led Zeppelin, o Black Sabbath. Sin embargo, Stone Axe se inspiran en la primera (y menos conocida) etapa del que sería uno de los más grandes del heavy ochentero, David Coverdale, entre su salida de Deep Purple y el lanzamiento de 1987. Su música está más cercana a la de los primeros discos de Whitesnake, con claras influencias del blues, más que de aquello en lo que se convertiría la banda al final.

Pero ya está bien de hablar a qué suenan, cuando podeis oirlo vosotros mismos. Como diría Charlie Glamour, esto es un poquito más bluesy, you know?

Bigelf

De vez en cuando surgen grupos muy sorprendentes, pero que son injustamente poco conocidos. Ése ha sido el caso, al menos hasta ahora, de Bigelf, una banda de rock, sin necesidad de añadirle ningún tipo de etiquetas, aunque ahora se tenga que llamar rock clásico, de influencias muy setenteras. Podríamos citar a Black Sabbath, por la pesadez de sus guitarras, o a Led Zeppelin, por algunos momentos un poquito más blues, por decir dos titanes de la década prodigiosa del rock. Un espíritu claramente revival, pero con personalidad.

En su disco Hex se pueden encontrar guitarras afiladas, alternando riffs pesados con partes más progresivas, increíbles solos de guitarra, e incluso un mellotron. Se alternan canciones rápidas y potentes con otras mucho más melódicas, en ocasiones buscando la aparente austeridad del rock clásico y otras emulando el estilo grandilocuente de Queen.

Si cualquiera de estas influencias ya te hace salivar, no lo dudes, Bigelf es tu banda. Acaba de pasar por España acompañando a Opeth y Dream Theater, pero espero que pronto puedan volver en una gira propia para disfrutar de su espectáculo.

Wolfmother

Tras un sorprendente primer disco, Wolfmother ha mantenido un silencio de varios años, pero, a pesar de ello, han conseguido mantenerse todo este tiempo en el candelero, gracias, por supuesto, a un increíble debut que arrasó en las listas de ventas y los catapultó a lo más alto y a la par generó un encendido debate: ¿eran Wolfmother el último hype de la industria? Creo que basta con escuchar su álbum homónimo para darse cuenta de que Wolfmother eran algo más que un single (el omnipresente Woman). Trece canciones llenas de influencias setenteras, potentes lineas de bajo y percusión, guitarreos progresivos y, por encima de todo, la voz de Andrew Stockdale.

Y por fin, tras todos estos años de espera y rumores, tras la marcha de los otros dos componentes del grupo y el peligro de la desaparición, Stockdale recluta nuevos músicos y parece que va a volver a conseguir un disco tan bueno como el primero. Su segundo álbum, Cosmic Egg, se publicará el 23 de octubre, y entonces veremos qué ocurre con el debate acerca de hype o no hype. Mientras tanto, podemos ir escuchando algunos adelantos del disco, como este New Moon Rising (¿homenaje a la Creedence?)