Te perdono si me resultas útil

Curioseando por Slashdot me he encontrado una nota que me ha llamado la antención. Al parecer, han encontrado unas notas de Wernher von Braun, y la NASA está interesada en divulgarlas de la mejor manera posible. Todo esto es de lo más normal, de no ser porque el nombre del individuo suena más alemán de lo que uno espera en un científico de un laboratorio tan sumamente estadounidense como el centro Marshall de vuelos espaciales.

Esto me ha hecho reflexionar acerca de la llamada fuga de cerebros que experimentó Europa (sinceramente Alemania fue la mayor aportadora de mentes a este fenómeno), y digo llamada porque realmente no existió tal fuga. Lo que verdaderamente ocurrió fue una expolio de cerebros, el propio von Braun estuvo a punto de ser “capturado” por los soviéticos, que perseguian lo mismo que los estadounidenses, al creador de los cohetes V2 una de las hazañas tecnológicas de la segunda guerra mundial. Los “vencedores” de la segunda gran guerra no solo se repartieron alemania, se repartieron a la élite científica que propulsó a Alemania y repartieron, de una forma un tanto interesada, el perdón.

Resulta curioso comprobar como otros compañeros de von Braun acabaron sirviendo a los países aliados tras el fin de la guerra, después de haber sido piezas clave en el desarrollo de armamento que causó, en el caso que nos ocupa, unas 7250 bajas entre los aliados. Excesivo premio parece el encomendar a estos señores tan altas labores de investigación, poner en sus manos proyectos de suma importancia y por si fuera poco, alejarlos de un país arrasado donde sus compatriotas sufrían una posguerra feroz.